Skip to main content

Por primera vez, un equipo internacional (en el que participa España) ha detectado alteraciones en la estructura del cerebro en personas sanas que tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad incurable.

Sólo en España 800.000 personas tienen alzhéimer y, en todo el mundo, hay ya más de 40 millones casos. De ahí la importancia de este nuevo avance, porque permitirá prevenir este tipo de demencia mucho antes de que aparezcan los primeros síntomas.

En el estudio, investigadores del BBRC, el Barcelonaβeta Brain Research Center, y la Fundación Pascual Maragall han conseguido detectar alteraciones morfológicas cerebrales en personas cognitivamente sanas, pero portadoras del gen que confiere el mayor riesgo genético de desarrollar la enfermedad de alzhéimer, el APOE-Ɛ4.

«Las diferencias morfológicas que hemos detectado están relacionadas con la enfermedad de alzhéimer, ya que se presentan en áreas cerebrales como el hipocampo, que es la primera en sufrir la neurodegeneración», destaca a la Cadena SER el doctor Juan Domingo Gispert, jefe de investigación del BBRC.

Mayor colectivo

Esta investigación pionera ha sido posible gracias a las pruebas de resonancia magnética realizadas en el marco del Estudio Alfa, impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”, y cuenta con la mayor cohorte del mundo de portadores del gen APOE-Ɛ4 que se han sometido a esta prueba de neuroimagen.

Previamente, este tipo de asociación se había hallado en otros marcadores de neuroimagen, como el acúmulo de amiloide o el consumo cerebral de glucosa, pero nunca en la estructura cerebral de personas sanas.

Prevención

Además, esta investigación también ha permitido revelar que las alteraciones en el volumen de la sustancia gris cerebral en las personas con mayor riesgo genético de sufrir alzhéimer empiezan a desarrollarse a partir de los 60 años, una edad que coincide con el inicio de la acumulación de la proteína betaamiloide en el cerebro.

“Este estudio representa un paso más hacia la prevención del alzhéimer” –explica el doctor José Luis Molinuevo, director científico del BBRC-, “ya que conocer el rol y los cambios estructurales provocados por los diferentes factores de riesgo nos permitirá diseñar mejores ensayos clínicos”.

 

Fuente: http://cadenaser.com/ser/2018/03/28/ciencia/1522215751_878630.html

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad